web stats

¿Cuál es mi destino en esta vida?

¿Cuál es tu destino en la vida? Cómo lograr tu propósito de manera consciente

En varios momentos de nuestras vidas, tendemos a preguntarnos, si no a cuestionar, cuál es nuestro destino en la vida y la verdad acerca de por qué estamos viviendo.

En los días de frustración, es más bien cuestionar por qué no hemos descubierto todo. En los días de reflexión, es más de lo que nos sirve. En los días buenos, sientes ese propósito en tus huesos y en los días malos, puede que no sientas ningún propósito en absoluto.

Este es el trato:

Espera!!! antes de seguir con el significado de este número por favor suscríbete a nuestro canal de Youtube para que veas contenido único y totalmente GRATIS por siempre.
SUSCRÍBETE ACÁ. 

¿Cómo defines el propósito?

El diccionario Webster lo define como “algo establecido como un objeto o fin en sí mismo”.

**Te gustaría recibir nuestros videos por WhatsApp TOTALMENTE GRATIS? Pues que esperas... Entra acá:

“Fin de ser” casi suena demasiado predestinado – que nuestro “propósito” esté fuera de nuestro control porque al final del día terminaremos realmente en nuestro destino más verdadero y la vida sólo está tratando de averiguar qué es eso a lo largo del camino.

¿Qué pasa si el propósito de nuestra vida es estar presentes aquí en la tierra porque la misión de tu vida es determinar lo que nos sirve y lo que estamos dispuestos a contribuir?

*Rápido: Entra a nuestro Grupo Privado de Facebook llamado "Numerología Poderosa" Es nuestra comunidad, entra al grupo gratis de facebook desde acá: Grupo de Facebook.

¿Cuál es tu destino en la vida?

Una vez le pregunté a un amigo cuál era su miedo en la vida. Temía lastimar a la gente y también teme no ser nunca significativo para nadie en sus relaciones – amistades, románticamente y como colega. Llegó al punto en que se quedó en relaciones románticas insatisfechas porque romper significaría que él sería el antagonista en su historia.

Dicen que conocemos a 80.000 personas en nuestra vida y eso si vivimos hasta los 78 años[1]. Desde el momento en que naciste hasta este mismo momento exacto en que estás leyendo este artículo, somos un cúmulo de crianzas, experiencias, momentos, tragedias e influencias de las personas que hemos conocido.

La muerte de alguien nos impacta profundamente por la conexión que hemos compartido con esa persona. Animamos a nuestro equipo local durante la Copa Mundial por el orgullo que tenemos por nuestro país. Asistimos a bodas y aniversarios para celebrar el amor y es el amor que tenemos por nuestros amigos y el amor por nuestra pareja.

El propósito de la vida es más sobre la conexión que hacemos con otros y tener esa oportunidad de vivir 80.000 vidas diferentes. Es una oportunidad de profundizar en nuestra autoconciencia y de comprender verdaderamente lo que resuena en nuestro interior.

Luego miré a mi amigo y le pregunté esto:

“De las 80.000 personas que has conocido y seguirás conociendo, ¿crees realmente que no inspirarás a nadie en absoluto? De las 80.000 que entrarán y saldrán de tu vida, ¿podrías decir que no harás daño a ninguna de ellas o que no serás herido por ninguna de ellas?”.

*Recuerda suscribirte al canal de youtube para ver los videos de primero, suscríbete dando click al siguiente botón:→

Es literalmente imposible.

A veces nos encontramos con personas que nos inspiran enormemente, que cambian nuestras vidas y a cambio, nosotros cambiamos las suyas; son una composición de sus propias 80.000 personas. Mientras que otras veces, conocemos a personas que nos han impactado negativamente; ellos también son una composición de sus propias 80.000 personas.

La verdad sobre nuestra misión

¿Nuestra misión está siempre clara? Probablemente no.

La misión de tu vida probablemente no es la misma que cuando tenías 20 años o incluso la misma que hace un año. Podría haber cambiado de “querer ser enfermera para poder ayudar a los ancianos a querer abrir una guardería de 24 horas para ayudar a los padres que trabajan en turnos de noche”.

Lo común aquí es el deseo de ayudar a la gente. El cómo y el que pueden cambiar, pero el por qué es lo que queda.

A medida que nuestras vidas continúan pasando por olas, es natural que nuestros valores cambien junto con esas olas.

La pregunta que hay que hacer aquí es:

En medio del caos y el torbellino de eventos que llamamos vida, ¿qué es lo que sigue parado después de todos estos años?

La misión de nuestra vida se reduce a esa voz constante que repetidamente envía señales y agita esa olla de emociones, excitación y ambición dentro de nosotros. Aunque parezca poco claro, es lo único que nunca cambia:

  • ¿Siempre te ha gustado el arte de contar historias porque conecta a extraños?
  • ¿Siempre te ha gustado hacer joyería artesanal porque impulsa tu creatividad?
  • ¿Siempre te ha atraído la cocina porque te mantiene en control de lo que estás poniendo en tu cuerpo?

Cómo lograr tu destino

Piensa en tu misión de vida como un ancla. Ahora es el momento de buscar la manera de aprovechar ese ancla y conquistar tu destino.

1. Decide – tu mente es el capitán

Imagina que tu mente es el capitán del barco y el ancla es la misión de tu vida. Tu barco está actualmente en un punto de parada en la vida con cuatro direcciones posibles: norte, este, oeste y sur. Por muy fácil que sea hacerse a la mar, es más difícil cuando el destino puede parecer poco claro.

El primer paso es siempre decidir.

A veces nos quedamos en este momento de parada porque tenemos miedo de navegar en la dirección equivocada.

Tal vez lo hemos hecho demasiadas veces en el pasado y que el miedo se ha mantenido desde entonces. Por lo tanto, acabamos contentándonos con sentarnos cómodamente en nuestro barco porque no hay olas, ni corrientes, solo la calma que nos rodea. Pero no hay aventura y después de un tiempo las olas tranquilas parecen casi solitarias.

Nunca fallarás porque mira tu barco en este momento exacto – Está en el agua, es el resultado de todas las pequeñas y grandes decisiones que has ido tomando a lo largo de la vida. Tu has navegado tu barco en el mar antes y puedes hacerlo de nuevo. No lo pienses demasiado y se responsable de decidir por ti mismo.

Independientemente de la dirección que decidas tomar, seguirás conociendo a un puñado de personas para sumarlas a tus 80.000; con eso, una oportunidad de obtener experiencias, conocimientos, inspiraciones y lecciones adicionales para redefinir la misión de nuestra vida. La cosa es que tienes que navegar en algún lugar.

En el momento en que navegues y vivas el propósito de tu vida conociendo a personas en este viaje, conocerás a personas que desafían la misión de tu vida. Independientemente de cualquier acción tangible que decidas tomar, debes aprender a confiar en nuestra ancla.

Mientras tengan su ancla, ésta los sostendrá y les recordará lo que realmente los mueve. Es esa cosa constante para guiarlos cuando estén en su próximo paro.

2. Tu cuerpo es el barco

A medida que tu mente continúa dirigiendo, tu cuerpo es el barco que navega; te lleva al destino que tu mente está tratando de ir. Para lograr activamente la misión de tu vida, debes dar el siguiente paso.

El segundo paso es hacer y seguir haciendo.

Sea lo que sea, simplemente hazlo. Si es un libro que has querido escribir durante años, es hora de escribirlo. Si se trata de una carrera de 5 kilómetros que has estado dejando de lado porque el trabajo es demasiado agitado, es hora de entrenar. Si se trata de iniciar finalmente ese negocio, pero las finanzas siempre están apretadas, es hora de intentarlo.

La complacencia no es un lugar divertido – tampoco lo es una lista no cruzada de cosas que has estado queriendo hacer y que probablemente estén relacionadas con tu misión.

Una vez que empieces, todo encaja en su lugar. Confía en que el ancla te guiará y te dará ese empujón cuando algo ya no funcione. A medida que continuamos interactuando con los demás y crecemos física y mentalmente, nuestras ideas y proyectos – a veces las carreras y las relaciones ideales pueden cambiar con ellos.

Escucha esa ancla, porque esa ancla siempre está conectada a la misión de tu vida.

3. Reflexionar – Mirar más allá del horizonte

Ahora es el momento de hacerte cargo de tu destino. Hay poder para tomar una decisión, pero hay un poder mayor para poner esas decisiones en acción. Después, es hora de reflexionar.

Tu mente es la capitana – llamando a todos los tiros, tomando las decisiones y decidiendo sobre qué olas cabalgar y de qué olas alejarse. También es lo que te impulsa hacia adelante y en algunos días, puede ser tu mejor compañero, mientras que en otros días, tu peor enemigo.

Tu cuerpo es el barco – pone todas esas decisiones en acción. Te lleva a esas entrevistas de trabajo, escribe las palabras en un teclado y en un manuscrito de trabajo y también hace que tu corazón lata durante los entrenamientos. Tu cuerpo es el que toma las decisiones.

Tu ancla es tu espíritu – tu ancla es tu recordatorio actual. A menudo te preguntará si las cosas siguen resonando contigo. Es tu instinto y es lo único que se mantiene fiel a ti. Escucharla te dará una comprensión más clara de tu misión, pero sólo si vives el propósito de tu vida.

Conoce a la gente, hazles preguntas y mira qué es lo que mueve el ancla dentro de ti. La respuesta siempre estará ahí y el ancla es lo que te lleva a tu destino.

Conclusiones finales

Como humanos, nuestra única vida ha sido una cadena de momentos creados, disfrutados y experimentados con otros y eso solo hace que el mundo gire.

Nuestro propósito es estar presentes en esta tierra, pero nuestra misión es aprovechar nuestro llamado y aprender a devolver. Es escuchar esa ancla que ha permanecido con nosotros toda nuestra vida.

Al tomar consciencia y hacer activamente las cosas que nos llaman, comenzamos a dirigir nuestro barco hacia proyectos, personas y lugares apasionantes que se mantienen fieles a nuestra brújula interior.

Artículos Relacionados